Conoce cómo la limpieza de los baños puede atribuir a mejorar el clima organizacional de compañía

  • Sara: Últimamente las cosas han mejorado mucho.
  • Juan: ¡Sí! han hecho muchos cambios positivos, empezando por los baños.
    Ahora sí provoca estar aquí.

Las condiciones de trabajo para Sara y Juan han mejorado, sienten que hubo un giro importante en la compañía y están más motivados para cumplir sus funciones. Antes, sentían que la empresa iba en decadencia por que los baños se mantenían sucios y con mal olor. ¿Dónde se encuentra la relación entre la desodorización y la mejoría de resultados en una empresa?

Se ha demostrado que la poca o nula higiene en espacios influye en la decisión de las personas para permanecer en este o no; alrededor de un 10% de las personas que perciben suciedad en un lugar no regresan a él.

Los aromas influyen poderosamente en los recuerdos, por eso cuando se trabaja en un lugar poco aseado los colaboradores comienzan a sentir falta de motivación incluso antes de ir al sitio de trabajo. Es muy importante invertir en infraestructura, pero mantenerla puede ser aún más relevante para que los trabajadores se encuentren un espacio agradable donde su jornada laboral es más llevadera y por ende sus labores más productivas y rentables.

¿Qué medidas puede tomar tu organización?

  • Invertir en tecnología: En los baños se pueden instalar unos instrumentos de tecnología avanzada para mejorar la productividad. Aunque cuentes con personal fijo en el área de mantenimiento y aseo una buena opción es contar con un Sistema de Desodorización e Higienización de Baños, así mantendrás estos espacios libres de malos olores y microorganismos que nos enferman.
  • Mejora la comunicación: Algunos de los problemas más frecuentes que ocurren en el baño, comienzan con una mala comunicación, por lo que debes demostrar control en esos pequeños detalles que marcan la diferencia. Expresa a tus colaboradores de forma oportuna situaciones como el racionamiento del agua o cuando haya alguna avería en este lugar tan importante; ellos te lo agradecerán.
  • Establecer políticas de higiene en el baño: Puede parecer obvio, pero la falta de higiene en los cuartos sanitarios tiene un impacto directo en la experiencia y satisfacción de cualquiera que lo visita, sea cliente o colaborador. Exponer a las personas a malos olores, suciedad, líquidos en el suelo y en el inodoro, falta de jabón o papel higiénico es un error que no puedes permitir en tu organización. Para esto establece un calendario u hoja de control de los tiempos de limpieza, eso te ayudará a mantener las instalaciones organizadas; en ese documento debería especificarse las tareas de limpieza que se deben llevar a cabo, quién las realizará y cada cuánto.

 

  • Una limpieza eficaz que abarque todo: Cuando buscas que un baño quede desinfectado realmente, la responsabilidad no puede ser meramente del encargado del aseo, ¡Dale una manito! Es importante contar con un sistema que mantenga el ambiente libre de bacterias. En Balor, hicimos una investigación con un laboratorio de microbiología y el resultado fue que aunque éste fuera aseado 3 veces al día, entre limpiezas se generaban hasta 3.000 veces más gérmenes por encima del estándar aceptado en controles de higiene.

La intención de hacer un listado de acciones que mejoren la calidad del ambiente de trabajo es comenzar por algo elemental que permita que las organizaciones optimicen su eficiencia y capacidad de gestionar los procesos internos.

La higiene de cualquier empresa coopera a su misma rentabilidad.

En Balor podemos realizar evaluaciones que permiten develar el nivel de limpieza y desodorización que poseen sus cuartos de baños, contáctanos para una demostración.

David Echavarria
Presidente de BALOR

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.